El Perdón

Hace muchos años me paso algo horrible, saliendo de lo más contenta de un juego de basketball del colegio (las canchas quedaban frente al cole, y se tenía que cruzar la calle), me ataco un hombre, yo estaba en 8vo grado de bachillerato y solo tenía 13 años. El tipo me pide la hora y yo sin imaginarme nada se la doy, cuando le estoy hablando el hombre me agarra y me tira por una pendiente, cuando caigo, rodeada de monte y adolorida me doy cuenta que mis piernas no responden, pues entre el golpe y el susto me paralizo, el hombre se me viene encima y solo llego a pensar que de ahí tengo que salir viva, lucho, con todas mis fuerzas, lo golpeo y rasguño, él trata de ahorcarme y como yo no me quedo quieta de vez en cuando me suelta, dándome así oportunidad para tomar aire y seguir respirando.

En algunos momentos paraba su orquestado ataque, y me halaba hacia la espesura de los matorrales, imagino que para que a orillas de la carretera no se dieran cuenta de nada, en una de esas logro pensar y me digo a mi misma -¡busca algo, pégale con algo que lo aturda!, busco con mis manos, las paso por la tierra esperando encontrar algo de esperanza, algún indicio que me diga que voy a salir viva de eso. Consigo un palo, algo grueso y lo tomo, con todas mi fuerzas lo dirijo a su cara, mi intención era lastimarle el ojo, sacárselo, ¿por qué no?, pero no le atino, solo le doy en el pómulo, se lo parto y sale sangre, mi cara se baña de ella.

Ya me estoy cansando y me digo, ¡que bolas! Terminar así, golpeada y violada, que muerte tan horrible. Pero siento algo de ruido a orillas de aquel monte donde estaba, gracias a Dios, mis zapatos unos mocasines quedaron arriba al igual que mis libros y unos chicos en bicicletas entre ellos mi noviecito de la infancia, se dan cuenta de ello y se asoman, buscan el por qué de ese hallazgo y el por qué del movimiento brusco del matorral.

El hombre los ve y sale corriendo asustado, pero por no conocer el terreno como a los diez minutos sale al estacionamiento del colegio y lo atrapa el guardia nacional que estaba de custodio pues uno de los chicos en bici ya había avisado.

Mi noviecito entra y me rescata, yo de ahí no recuerdo más, pues el ataque de nervios se apodera de mi, el hombre no llego a hacerme nada, porque no me deje y mi resistencia duro lo que tenía que durar, lo que si logro fue golpearme y mucho, auque cuando la guardia nacional lo encarcela, le dice a mi papá que no se preocupe por mandarlo a golpear “pues el tipo ya llego bastante golpeado, rasguñado y partido en el pómulo.

Eso me paso a mi, hace mucho que no recordaba eso, hasta hace poco, ese hecho cambio por completo mi vida, deje los deportes y me dedique a dirigir el periódico escolar, me hice sedentaria y engorde un poco, me daba miedo salir sola y cuando veía un hombre acercarse al caminar por la calle mi corazón se aceleraba como queriendo salirse, no confíe más en nadie a menos que me demostrara algo bueno, me endurecí, me inscribí en defensa personal y aprendí a defenderme y hasta pensaba que sería capaz de aplastar a un tipo de esos…ya lo superé y se que no siento odio por ese hombre, no se de su vida solo se que esta preso y ni siquiera recuerdo su nombre.

Yo solo doy gracias Dios por salir viva de allí, y aunque suene algo loco, le doy gracias por haber sido yo, pues tenía muchas compañeras de clases que eran flaquitas y algo pequeñas y pienso que quizás no hubiesen soportado tal ataque, no quiero decir con eso que yo fui una súper chica ni mucho menos y de verdad no se porque resistí.

Por qué cuento esto, porque a raíz de este ataque yo me llene de odio, pensé que la cárcel no era suficiente para el hombre que me ataco, estaba segura de que si me lo pusieran en frente y me dieran un arma dispararía sin pensarlo, no se si era cosa de mi edad en esa época, pues hizo que mi estilo de vida cambiara, hizo que me llenara de odio y resentimiento y yo era y soy una chica muy feliz, pero pase un buen tiempo asustada y molesta.

Al tiempo entendí que solo el estar viva importaba, que no podía perder tiempo y energía odiando y escondiéndome, tenía que salir, perdonar y vivir. Yo no podría quitarle la vida a nadie ni siquiera a ese hombre que me hizo daño…yo lo perdono.

Anuncios

17 comentarios en “El Perdón

  1. Muchacha! se me pararon los pelos con tu relato tan cargado de emociones. Me hiciste recordar un incidente con un sádico que se metio al consultorio donde yo trabajaba de tarde mientras estudiaba. Me tenía vigilada porque había ido unos días antes a chequear la zona con la excusa de pedir una cita. Volvió otro día que yo estaba sola, el tipo no me hizo nada, pero trató por todos los medios de que yo saliera de mi cubículo, finalmente como yo no salí se levantó y se exhibió masturbándose. No hubo grosería que yo no le gritara mientras salía corriendo y se perdía en el edificio de consultorios y al salir yo me quedé llorando como una boba como por media hora. A partir de ese momento me daba miedo andar sola por la calle y ni que decir si se me acercaba alguien y me sorprendía, me daba como un yeyo. Afortunadamente se me fue pasando el susto, pero ahora estoy mas pendiente de todo.

    Me gusta

  2. Y tú qué me propones Efrén, ya lo juzgaron le dieron 15 años de cárcel, qué quieres que le haga, no gano nada con mandarlo a golpear o matarlo, dime qué gano…eso no va a borrar lo que paso, eso sería desperdiciar mi vida odiando y recordando cosas que no valen la pena.

    Me gusta

  3. Querida Kareta, creo que mal interpretaste mi comentario, lo que quería decir es que eso es lo que hay que hacer, poner la otra mejilla.

    Que fué lo que tu hiciste.

    Me gusta

  4. Sorry, de verdad entendí mal, el medio se presta, uno solo lee y le pone el tono que quiere, lo lamento de verdad, pero el tema es algo delicado para mí y bueno…espero que no te molestes, de verdad sorry.

    Me gusta

  5. Don’t worry Kareta, como dices el medio se presta. Quiero que sepas que admiro tu posición, yo no sé si sería capaz de tomarla.

    No hay resentimientos.

    Me gusta

  6. Gracias, pero no se si hay algo admirable en mi posición, de verdad no se si es cosa de personalidad, de sentido común o que se yo, yo lo único que puedo decirte es que soy una persona muy alegre, siempre me estoy riendo, y eso que no he pasado cosas fáciles, pero así soy, no se de verdad que es estar depre, si te puedo decir lo que es llorar y eso, pero de andar decaída nunca, lo que me paso me dio rabia más no me deprimió, y a la larga volví a reír y a ser yo, aunque con unos pequeños cambios logísticos…espero que el incidente que me apena mucho se olvide, chau.

    Me gusta

  7. Me escalofrié completita con tu relato…
    ¡Qué horrible que existen mentes tan perversas y enfermas capaces de malograr a un semejante!
    Y qué suerte que Dios te acompañó y tu ángel de la guarda impidió que te ocurriera lo peor. Esa gente no puede estar suelta.
    Entiendo tu frustración inicial, pero lo mejor es que lo hayas superado con entereza. Yo suelo vivir un poco paranóica con respecto a estas cosas, pero lamentablemente siempre hay que estar con mil ojos. El mundo no es un lugar seguro.
    Bien por ti que has perdonado y que has comprendido que tu victimario es simplemente un enfermo, que nada tiene que ver contigo.

    Me gusta

  8. Se me ha erizado toda la piel…
    Pero sobre todo, lo más importante y admirable, es cómo pudiste salir de todos los sentimientos que generó esa situación, para no vivir inmersa en el odio.

    Saludos

    Me gusta

  9. Lo que cuentas son de esas cosas que no deberían ocurrir nunca en la vida. Gracias a Dios, y un chamo pilas y caballero, terminó felizmente.

    Mi deseo, que estés siempre bien y a cuidarse.

    Saludos Whisper!

    PD: Gracias x tu visita y tus palabras. Te espero y seguiré visitando tu site.

    Me gusta

  10. dura vivencia que demuestra que eres una mujer con guaramo!!!!, echada pa’lante, me alegra que estes bien ahora,gracias por visitar mi sitio, me alegra saber que no soy la unica que se ha enamorado por la red, mas aun cuando me dices que estas casada, me tranquiliza el saber que si, que es verdad que todavia existen las historias de amor

    Me gusta

  11. El perdón está bien, por tu salud mental, pues como víctima ya has sufrido demasiado y no mereces sufrir ni un poco más.
    Pero cualquier cosa que se pueda hacer en contra no solo de esa persona en particular, sino de todos aquellos como el, debe hacerse.
    No solamente en el aspecto represivo sino educativo, social, preventivo…
    Gracias a Dios saliste bien.
    Como (creo) que dijo JF Kenneddy “Perdona a tus enemigos, pero nunca olvides sus caras”.

    Saludos

    Me gusta

  12. Kareta, quisiera decirte muchas cosas. La primera darte las gracias por tu criterio sobre Escritos en el Tiempo; pero eso no es lo más importante, sino expresar admiración por tus opiniones. Demuestran personalidad y reciedumbre, con exquisita feminidad. Comparto tu posición respecto al papel de la mujer venezolana. Quizas difiera un poquito, porque yo prefiero decir: La Mujer de la Casa. La Mujer de la Dignidad y del Decoro que le hace a uno a sentir tristeza por ¨hombres¨que han perdido el concepto varonil Seres que, desde alturas de poder, nada le regalan a la Mujer porque saben que Ella es la esperanza de una Venezuela Libre y Demócratica. Sigue escribiendo como lo haces. Lo realizas muy bien. Rafael Inciarte Bracho

    Me gusta

  13. Un relato que deberia ser narrado en publico, para crear una conciencia de cuanto daño puede hacer en una inocente niña una mente desquisiada, gracias a dios hoy lo cuentas y dejas su enseñanza.

    Esperando no tener mas conocimiento de algo parecido en ninguna persona de mi entorno (familiares y amigos), poruque es un evento lo cual no se lo deseo de corazon a nadie.

    15 años… fueron pocos para este tipo

    Un abrazo

    Nelson

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s