¿Qué le contestarías a Mao?

 

Nosotros hemos conquistado por este camino (por medio del fusil) a centenares de oficiales del Ejército de Chiang Kai Shek. El militar chino es ambicioso; tiene hambre de poder -que no tiene el militar europeo- y sed de riquezas, de comodidad de lujo… Me dicen que ocurre lo mismo con los militares de América Latina. No se si es verdad. Ustedes me dirán. Hay Generales del Ejército de Chiang que son provincianos pobres y oscuros. De no haber ingresado al ejército habrían quedado como escribientes de juzgados, como propietarios de piara de mulas, como maestros de escuelas rurales a lo sumo. En cambio por la vía militar llegaron a Generales, y en tal categoría lo único que anhelan ya, es salir de su condición económica mediocre, de su ubicación social inferior, a la de hombres ricos, a la de personajes poderosos y afortunados”

Mao Tse Tung

Anuncios

7 comentarios en “¿Qué le contestarías a Mao?

  1. “Sí, querido Mao, te dijeron lo correcto: los militares de América Latina SON hambrientos de poder, de riquezas ( y específicamente de un país llamado Venezuela, lo conoces?). Siempre ha sido así y por lo visto siempré lo será. Así que quédate tranquilo y sigue penando por esos espacios abiertos, rogando que a tus muchachos no le saquen tanto la m… en esas fábricas donde cada día los explotan hasta la muerte”

    saludos ♥

    Me gusta

  2. Hola amiga.

    Yo diría que en épocas anteriores, y de acuerdo a lo que he vivido y he logrado ver lo siguiente:

    “Antes los bergantines eran hecho de madera y en ellos navegaban hombres de hierro, pero en la actualidad los Buques son de Hierro y los gobiernas personas con temple de madera”.

    Lastimosamente Mao lo ha dicho.

    Un abrazo

    Nelson

    Me gusta

  3. El problema aquí es que el fin parece justificar los medios, que no hablamos de las escalas de valores, y eso es independiente de cuándo y quien lo escribió, solo que lo escribió y lo practicó.

    Saludos!

    Me gusta

  4. Difiero del amigo GANDICA.

    Recuerdo haber leido en la revista EXCESO un pequeño recuadro en donde se hacía mención (se citaba a un alto ex-oficial de la Armada) que los cupos de cadete eran llenados por otros parámetros que no fuesen el resultado del examen de admisión (y se refereía a épocas “tan lejanas” como el último gobierno del gocho) pues este no era aprobado por más de una veintena de muchachos.

    Los jóvenes exitosos, con futuro, no veían en la carrera de las armas una profesión digna y con porvenir. Eran aquellos muchachos de provincia, con pocas posibilidades de éxito en la universidad, los que abrazaban la carrera de las armas como un medio para dejar de pasar hambre y ayudar a la familia.

    Sólo se debe recordar que la famosa promoción Simón Bolívar, (conformada por la primera promoción de cadetes que habían completado el bachillerato) es la que en estos momentos gobierna el país. Lo que uno puede ver, cada vez que uno de estos oficiales (o ex) les toca enfrentar a los medios de comunicación, da miedo. Da miedo por la pobreza de sus ideas y por el pobre y limitado léxico que manejan, lleno de muletillas, redundancias, pleonasmos y palabras mal pronunciadas y hasta inventadas.

    Dale poder a un hombre y lo conocerás.

    A uno no le queda más remedio que convenir con MAO, en el sentido que, de no haber llegado a tener la oportunidad de entrar en la carrera de armas, la gran mayoría de nuestros oficiales serían, a lo sumo, simples empleados (cuando mucho dueños) de un pequeño negocio en el pueblo donde nacieron.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s