¡Sí, soy gruñona, pero a veces justa!

¡Lo confieso! Sí, a veces, aunque mi cara diga lo contrario, puedo ser una “sangre chinche”, puedo caer mal o parecer una cascarrabias y poner cara de pocos amigos. A pesar de eso, generalmente no soy de las que le quita la calificación a un alumno así sea un flojo confeso. Sólo he puesto un cero sin remordimiento en un caso de plagio descarado.

Sí, también lo admito, de vez en cuando se me revuelve el apellido. Odio que me interrumpan la clase, pero mucho más cuando lo hacen sin tocar la puerta ni pedir permiso para hablar con la amiga que está en clase.

Y sí, me hierve la sangre cuando estoy explicando la clase y a la par se escuchan murmullos y risitas. ¡Coño! Es que la primaria no hizo mella en ellos. Las normas del buen hablante y el buen oyente son casi que plana obligada, porque si les digo que les voy a mandar a leer el Manual de Carreño se quedan en las mismas, porque no saben qué es eso.

Pero a la par de todo, mi carácter o mi fachada de gruñona y de ogra, he ayudado a muchos de mis alumnos no a que se acostumbren a ser irresponsables, sino a darse cuenta de que son buenos y que pueden cumplir con las exigencias del tema…

Recuerdo un caso de un chico de esos lindos con gelatina en el cabello, o gorrita y pantalones que arrastran, de esos que son cool. El niño lindo faltaba mucho pero casi que a la mitad de la materia se dio cuenta que así él fuese cool no iba a pasar… así que se me acercó y yo “aja, pero no tienes excusa, solo te queda echarle pichón”.

El chico se fajó para el último trabajo y para su defensa, y fue uno de los pocos que me hizo un análisis brillante, que se leyó el libro y que además se intereso en el tema. Y le puse la nota y paso en la raya, pero a la par le dije, “¿ves?, tú eres bueno, tú puedes hacer más por ti, no pierdas tiempo ni dinero, hay un tiempo para todo, no desperdicies tu talento”.

Yo puedo ayudar en cierta forma pero al final es el alumno quien se tiene que ayudar a si mismo… yo no puedo obligarlo a interesarse.

Sí, soy una ogra cascarrabias, pero eso no interviene a la hora de ser justa o de poder comprender los problemas de mis estudiantes.

Pero viene la otra parte, y allí me bloqueo, cuando los alumnos son irrespetuosos, agresivos y contestones… allí no caigo en las mismas, simplemente dejo de ser un pan de Dios. No trajo el trabajo: “lo siento pero no hay oportunidad”. No vine: “lo siento, te pongo la inasistencia y perdiste la evaluación”. Profe, que no me mando las láminas: “lo siento pero tendrás que investigar por tu cuenta”…

No es que me vuelvo mala. Solo me limito a dar clases, aclarar dudas y a evaluar… dejo de dar facilidades y de ser una amiga. Simplemente soy la profesora y al salir de clase me olvido de ellos. Así tengo un grupo, que cree que por fastidiarme, cantar en clases y ser unos malandros me van a sacar de mis casillas. En ese sentido soy más inteligente y les tomo la delantera, solo voy a ser su profesora. Se acabaron las ayudas por correo, el intercambio de láminas, y la prórroga para las evaluaciones… simplemente porque no se lo merecen.

Soy una cascarrabias, a veces justa y a veces simplemente una profesora.


vene-liberales

Anuncios

11 comentarios en “¡Sí, soy gruñona, pero a veces justa!

  1. Ese post no debería ser de habla la profe ?

    Por favor actualiza mi link cuando puedas

    saludos

    Kareta: Si, de hecho está en esa categoría…

    Ya lo actualizo!! 😉

    Me gusta

  2. Esto de ser profesor es más difícil de lo que los demás se imaginan.
    Dicen que el buen maestro es el que INSPIRA, pero como inspirar a alguien que ni siquiera quiere verte a la cara.
    Tuve la oportunidad de ser profesor en la UCAB por 8 años (Geometría Descriptiva) y un día me cansé…
    Y no es quiera desanimar a nadie pero por lo menos yo no soy educador sino ingeniero. Por algo se estudia pedagogía.
    Saludos

     Kareta: Yo tampoco estudié educación, pero estoy por comenzar el componente docente… de igual manera los chamos en estos momentos han perdido el respeto por todo, hasta con los padres, que puede pedir uno en un salón si ellos hacen lo que les da la gana en su casa!

    Me gusta

  3. Lei este post y parecia que me estabas describiendo, pues yo entonces también seré una gruñona, pero más bien pienso que soy justa y que trato de hacer lo que me toca hacer…enseñar

    Me gusta

  4. Kareta informate bien eso del componente docente, parece que el ministerio ahora solo quiere a Lic. en Educación en las aulas y eso del componente docente esta como abolido, ojo los profesores de otras areas que esten en estos momentos trabajando se quedan, pero algo nuevo esta inventando el ministerio para los no educadores, no tengo la certeza, pero por lo menos en la zona educativa de valencia ya no se hace componente docente, ni pueden entrar nuevos a dar clase ingenieros, abogados,etc, informate bien , que yo he recibido la info por pedazos…

    Kareta:Espero que dejen a otros profesionales no docentes seguir educando, pero yo no soy maestra de aula, soy profesora universitaria y el componente lo hago para tener más herramientas, no es un requisito pero con él voy a mejorar mis técnicas, por lo menos eso espero.

    Me gusta

  5. profe, tengo poco tiempo conociéndole en salón y no me parece para nada gruñona sino de verdad justa… hay mucho profesor complaciente y a la larga eso lo que crea es profesional mediocre… así que pa’ lante porque pa’ tras espantan… y con respecto a los de derecho, los malandros, jajaja luego decían que nosotros los de comunicación social somos los malandros de la uft!…

    🙂 saludos y que tenga excelente día

    😉 Marysabel 😉

    Me gusta

  6. A pesar de tu propia opinión y la de pocos otros, mi experiencia ha sido encontrarme con una mujer dulce, femenina, pero que no cede en cuanto a principios y valores, lo cual lejos de temor o desconfianza me causa la seguridad de poder exponer ideas y saber a qué atenerme, sin preguntarme sin son condescendientes conmigo o simplemente están dejando pasar mi opinión.
    Saludos.
    Y arriba la exigencia en los estudios. Nos urge gente exigente y con orgullo de ser.

    Me gusta

  7. Querida colega: siga asi..jamas he “raspado a nade con 09”,les pongo el 10 luego de una entrevista donde les digo que a cambio de se punto, en el proximo examen debe sacar sobre 15…jamas me han decepcionado…lo esta haciendo ben. Un fuerte abrazo

    Me gusta

  8. La verdad, no eres cascarrabias. Simplemente no puedes congeniar con personas que no se rigen bajo las más elementales normas de educación y cortesía. Tan sencillo como que no todos tus alumnos te dan los buenos días y no es porque te tengan rabia sino porque los desconocen.

    Creo que algo que faltó mencionar es el hecho de aquellos alumnos que perturban la clase con sus celulares. Particularmente, esa es una de las cosas que más me molesta hoy en día, no sólo de los chamos, sino de los no tan chamos que a veces se comportan peor.

    Me gusta

  9. Y me disculparás por la opinión tan cruda que te daré a continuación y por no ser nadie para darte consejo pero es de buena gana…
    Te recomiendo, así como alumno que soy de bachillerato, que no te cales la estupidez de la gente hoy en dia… ni siquiera estupidez, es inmadurez en carajos de 18 años, da lástima.
    Mira, te parecerá que son buena gente pero ese chico con pelo gominado que hizo un trabajo bueno al final para salvarse por el pelo de no repetir año, cuando sale de clases dice con sus amigos “Já, la profesora estupida esa me dijo que soy inteligente”. Yo conozco ese cuento, se los oigo.
    Y te digo, que por lo menos en mi colegio parecen no entender las lecciones. Tengo amigos que se salvaron por tecnicismos y por compasión de los profesores de no repetir, y ahí los ves ahora en 5to año vagueando igual que siempre. Ese “último trabajo con 20”, o el gran examen de reparación en el que le suben un punto o dos puntos para pasarlos termina siendo para ellos la gloria y al final lo que van a hacer es el ridículo en la universidad porque realmente no aprendieron nada.
    Wajajaja… me imagino que manden a alguien en mi salón a leer el Manual de Carreño, creo que son capaces de mentarle la madre a la profesora o profesor de turno. Si hasta tengo una profesora que le han dicho de todo… Y ni se diga lo que le hacen, parecen niños de prescolar lanzando papeles mojados con agua en el pizarrón para molestar a la profesora.
    Me da curiosidad saber qué clases das y en qué año, al principio pensé que sería una universidad pero… ehm, digamos que esa actitud tan “de aguante” no me pega con andar dandole clases a un universitario. Aunque lo curioso es que ahora me pregunto si en la universidad será igual, porque con esta nueva generación a la que pertenezco todo es posible.

    Kareta:Soy profesora universitaria, doy desde el segundo semestre al octavo… no todos mis estudiantes son así, pero en éste momento no entiendo a los de primer año de derecho, estoy que no lo creo, además de mala conducta son unos maleducados que para colmo no salen bien.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s