La Religión y el Estado

A pesar de ser católica, siempre he creído en la separación entre Estado y Religión, son dos poderes distintos, el primero ejerce el poder político, la administración de bienes, la justicia de los hombres y la elaboración de leyes para vivir en sociedad, el segundo se basa en la espiritualidad, en el alma, en la caridad y cumple el papel del poder moral en cuanto a los valores humanos.

Combinar esos dos poderes no ha traído nada bueno, sobre todo, a los países Islámicos, donde muchos han caído en los extremos y el fanatismo y las leyes religiosas pasan a ser las leyes del Estado y donde se elimina la pluralidad religiosa y política ya que el líder o el jefe de estado también es la cabeza de la iglesia.

Éstos dos poderes pueden trabajar en conjunto, los que conforman a la iglesia pueden tener sus opiniones políticas y los que forman al Estado pueden tener sus preferencias religiosas, pero tienen una influencia limitada y no se confunden sus funciones.

El Estado, en el caso Venezolano por ejemplo, garantiza la pluralidad religiosa y trabaja en conjunto con algunas iglesias en programas sociales y en la política educativa principalmente. Aquí somos libres de creer o no.

Uno de mis lectores me paso una página de una organización religiosa, el Hezbollah Venezuela, donde explican que “El Coran no esta hecho para rezar sino para organizar a la sociedad, y los dirigentes religiosos se forman no para rezar sino para gobernar. El Islam y el gobierno islámico son fenómenos divinos, y sus prácticas garantizan prosperidad en este mundo y salvación en el próximo. Puede poner fin a la injusticia, a la tiranía, depredación y corrupción, y ayuda a la humanidad a alcanzar la perfección ideal”.

No tengo nada contra los islámicos, cada quién es libre de creer en lo que quiere, pero yo no quisiera elegir a un líder religioso para que se desempeñe en un cargo gubernamental, la ventaja que nos da la política es que podemos cambiar de opinión y votar distinto o criticar una gestión, pero con la religión por ejemplo si fuese la católica me excomulgarían por criticarlos o por decir que no creo en Dios, allí está el problema, cuando no se cree en lo mismo que los líderes religiosos y más si es el que también manda en el Estado.

El Estado debe ser laico, y debe permitir no solo la pluralidad política sino la libertad de credo. Debemos buscar el equilibrio y la tolerancia, yo solo soy buena si practico el bien, no lo logro solo juzgando al que obra diferente a mi. Así que si quieren cambiar al mundo no condenen a nadie por su forma de pensar, hagan trabajo comunitario, creen escuelas, den clases gratis, ayuden en los barrios… Los que creemos en Dios sabemos que el único que puede juzgar sobre nuestras acciones, moralidad y valores es él.

En la política y en las funciones del gobierno hay métodos para evaluar y criticar una gestión, pero en lo religioso es muy difícil, lo moral no es medible y lo que algunos de nosotros cree moralmente bueno quizás para otros no lo sea, es cuestión de gustos y preferencias.

Hace años asumí que no soy perfecta, que nunca lo sabré todo y que me equivoco, así que solo busco mi bienestar sin hacerle daño a nadie, muchas veces el buscar la perfección es inútil y puede que nos ceguemos tanto que perdamos otras cosas más importantes de vista y que posiblemente le hagamos daño al que creemos imperfecto.

 

, ,
, ,

Anuncios

8 comentarios en “La Religión y el Estado

  1. Si algo influyo en que la mentalidad de buena parte de los islámicos quedara anclada en la edad media junto con las cruzadas es que son incapaces de separar política y religión

    Me gusta

  2. en algunos barrios de caracas he visto altares donde con velas y todo lo demas se encuentra una estatuita de chavez. Al lado de otros santos, catolicos y de otras religiones.
    una muy especial en el barrio el narajal en la cota 905, el cual esta cubierto de flores y me cuentan que en la noche muchos van a rezar.
    para mi ese es el problema para entender el fenomeno de chavez, ya que se mezclan muchos factores

    Me gusta

  3. 100% de acuerdo con tu post.

    Igualmente prefiero un estado laico a uno anclado en dogmas religiosos que puedan traer decisiones desastrosas ante cualquier muestra de disidencia en la fé, independientemente de que dicho liderazgo sea musulmán, judio, mormón, budista, o católico pues cada religión tiene sus pros y sus contras históricos y también muy actuales.

    Saludos!

    Rei

    Me gusta

  4. Fijate que aquí en España, la Iglesia parece estar cada vez más dedicada a no dejarse separar del Estado.

    Aparte de sus continuos pataleos y sabotajes a varias de las leyes que se han promulgado acá y que verdaderamente no perjudican a nadie más que a sus estatutos de dominación (como sucedió, por ejemplo, con la Ley del Matrimonio Gay), ahora están poniendo el grito en el cielo porque el Gobierno ha decretado que la Iglesia dejará de recibir porcentajes fiscales de la gente a menos que esta lo manifieste expresamente de forma voluntaria, una medida que debió haber sido tomada hace años.

    Eso es algo que, reconozco, me sorprende: en Venezuela me da la impresión de que la separación entre Religión y Estado es algo que está más o menos claro, mientras que aquí no tanto, ya que la Conferencia Episcopal se ha declarado en pie de guerra para no perder sus antiguos privilegios. Es la suerte que tenemos, imagino.

    Un saludo.

    Me gusta

  5. Yo llamaría la atención sobre otro punto que podría explicar de alguna manera, al menos contradictoria, el acercamiento hacia alguien como Ahmanidejah. La transformación de los valores civiles, mediante la prohibición de todo lo que es “malo”, desde corridas de toros hasta el consumo etílico parece guardar relación con la pertenencia de un alto número de funcionarios del gobierno a la Iglesia Evangélica. Desde los empresarios y funcionarios ligados al rollo de CADIVI hasta los moralistas anti-tabaco, lotería y caballos que se han ligado con esos revisionistas románticos del intelectualismo de la izquierda europea. La Iglesia Católica perdió todo poder político desde la llegada del Presidente actual, pero ahora una rarísima mezcla de sectas, pensamientos alternativos y movimientos de variada índole parecen estar imprimiéndole valores desconcertantemente intolerantes a una sociedad que bien se ha identificado con sus costumbre dicharacheras, para bien o para mal. ¿Y eso como juega con Irán y el fundamentalismo islámico? La prohibición, el aplastamiento de las libertades y el cercenamiento del pensamiento disidente, todo en uno y de un plumazo, pum! o un batazo más bien.

    Me gusta

  6. No me extraña que un grupo autodenominado Hezbolla (Partido de Dios) sostenga que religión y estado deben ser uno, ya que la historia islámica está basada en ese principio: el profeta y sus seguidores basan su liderazgo en que son de alguna forma los depositarios de las enseñanzas divinas. También hay que agregar que dentro de la concepción islámica el gobernante tiene como tarea principal aplicar la sharia y gobernar de acuerdo a los preceptos de ésta, así como fomentar la expansión del Islam en otras tierras. El régimen moderno que mejor se adapta a esta idea es el saudí, quienes no sólo consideran la sharia la base de todas sus leyes, sino que además se han dedicado de diversas formas a fomentar la expansión del Islam a través de diversas fundaciones (recordemos que la mezquita de Caracas fue financiada por un jeque saudí). Separación entre iglesia y estado es anatema para cualquier musulmán conservador.

    Me gusta

  7. si yo creyera en dios y yo pensara que sus leyes y concepto moral es lo mas grande, verdadero y lo mejor para el mundo…yo quisiera que la sociedad se rigiera por dios. estamos hablando de dios…cualquier sistema politico o persona se queda corto con dios. dios es perfecto, pues, vamos a crear un estado de acuerdo a sus ensenhanzas.

    saben por que no lo hacen? porque realmente saben que dios, la biblia y las religiones son puras patranhas.

    la gente critica a los musulmanes…pero…ellos no hacen lo mismo que alguna vez el dios de los cristianos le pidio a su pueblo?; terrorizar a sus vecinos por un trapo de tierra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s