¿El cronómetro de Topocho se detendrá?

Cuando copie los datos del blog de Topocho habían pasado 3056 días, 39 minutos y 56 segundos sin encontrar corruptos en lo que va de éste gobierno, ¡y eso que la promesa más aplaudida en 1998 era que se iban a freír a en aceite!.

Lo que si le reconozco a éste gobierno es que los corruptos de ayer no tienen poder y que por ende no roban directamente, pero hay una nueva clase de corruptos; los “nuevos ricos revolucionarios que antes eran pobres” que hacen negocios con los corruptos de la cuarta (los de ayer) que supuestamente “ya no deberían tener poder”. Suena contradictorio, lo se, pero con un gobierno así que se dice de la 5ta pero que está compuesto por gente que viene de la 4ta (y no hablo de la base, hablo de los dirigentes), cualquier cosa es posible.

Pero no todo es tan malo, luego de 8 años y muchas denuncias y pocas ganas de agarrar a aquellos que se hacen ricos con las riquezas públicas, la imputación que le hace ministerio público a Tobías Nóbrega por peculado culposo, no cae nada mal. Él fue una pieza clave para éste proceso, así que si empiezan de adentro hacia afuera le harían un gran favor a la imagen de éste gobierno carcomido por aquellos aprovechadores de oficio que se visten de blanco, de verde o de rojo dependiendo del color que tenga el que tiene la plata.

Es una lástima que hayan dejado de imputar a muchos y que aún la mayoría de los dirigentes sean unos ladrones casi que confesos, además de ineficientes (dicho por el propio presidente). Son 8 años sin un solo corrupto preso ya que muchos han sido señalados pero ninguno condenado.

¿Qué podemos hacer para cambiar ésto?, además de exigir un TSJ que administre justicia autónomo e imparcial, podemos erradicar pequeñas cosas desde nuestras casas que es nuestro contexto directo y donde se da nuestro hacer diario. Por ejemplo: comerse un semáforo, el creernos más vivos que los demás, el hacer trampa en un exámen, el quitarle prestado a la caja chica (así lo repongamos antes que se den cuenta), el tirar a la calle la basura mientras nuestros hijos nos ven, el robarnos el adorno del arbolito del edificio porque nos gustó (así nadie se de cuenta), al estar en la calle y en vez de usar el paso peatonal cruzamos en plena avenida y cuando la luz está en verde para los carros o cuando no damos paso cuando somos nosotros los que manejamos… lamentablemente comprobamos que todo venezolano lleva un corrupto y un patán por dentro y esa es la imagen que le damos y que imitan nuestros hijos y la que tenemos que cambiar siendo el modelo para ellos.

Entonces con qué moral le reclamamos a un gobierno si nosotros ni siquiera hacemos lo mínimo que debe poner en práctica un ciudadano, (porque ser ciudadano no es solo ir a votar). Estoy empezando a creer que el gobierno es el reflejo de la falta de ciudadanía que proyectamos todos nosotros con nuestra actitud, y así, puedo definirnos simplemente como una población, un poco de gente dentro de unos límites… ya que no hemos querido ganarnos el ser considerados “ciudadanos”.

 

, ,
, ,
,,

Anuncios

10 comentarios en “¿El cronómetro de Topocho se detendrá?

  1. Y de ser así, la otra pregunta es ¿a cuantos arrastrará consigo? Por que eso del corrupto solitario no existe. Bueno aunque a la corrupción de RECADI le bastó con un chinito.

    Me gusta

  2. recuerdo un caso anterior, el de Velázquez Alvaray con la Ciudad Judicial, no recuerdo cómo terminó, sé que hubo un cruce de palabras entre gente del gobierno y supuestamente todas las partes tenían pruebas que culpaban a la otra, seguro se desvaneció en alguna gaveta, ni siquiera hubo chino de Recadi.

    Me gusta

  3. Kareta,
    Está muy buena la idea de poder reclamar nuestro lugar en Caracas (o tu ciudad) como ciudadanos “dignos”, por así decirlo, de vivir aquí. Ganarnos nuestro lugar de vivienda, trabajo y recreación.
    El problema es cuál es la línea de acción a seguir: en incontables veces un señor, una señora bota basura enfrente mío, y es algo que realmente me molesta y se nota. En mi rostro se refleja algo más que la molestia de ver a alguien que no le importa vivir en la cochinera que él mismo se forja. Se refleja también la impotencia de poder reclamarle debidamente su falta.
    Porque lamentablemente en este país hemos aprendido a ser cómplices de lo que pasa. Si yo le reclamo a ese señor, esa señora, su falta, no voy a recibir unas disculpas, una corrección de la falta que hizo. No. Voy a recibir una respuesta, una cachetada desafiante: “¿Y a ti que te importa?”. Es una batalla perdida porque mi explicación entrará por un oído de esa persona y saldrá por el otro. Y pareciera que otras personas no se unen a esta causa porque también botan basura en la calle, algo que pareciera que las inhabilita para poder reclamar.
    Es el ejemplo de la expresión “tener rabo de paja”. Si generalizamos la actitud de no reclamarnos las faltas para con la ciudad, podríamos entender por qué no se consiguen corruptos entre la dirigencia del país.
    Y aunque en materia de dirigencia yo no me meto, porque estoy muy alejado de ese ambiente, ¿por qué no comenzar con nuestro entorno? Pongo a Bogotá como un caso de estudio. En Bogotá hace unos años se pusieron en práctica unas medidas educativas para la gente: unos mimos perseguían durante cuadras a la gente que no cruzaba por los rayados, unas figuras de policía sin la cabeza se colocaban en las intersecciones de las calles, y cualquiera podía montarse y ser un fiscal (el chiste es que dentro del carro no puedes saber si el que está detrás es una persona o un fiscal verdadero).
    Sé que por lo menos en Caracas una vez en el municipio Libertador intentó aplicarse una política parecida: un tipo con un megáfono pegando gritos a las personas que cruzaban fuera del rayado. Pero la verdad era muy joven como para saber qué tan efectivo era eso. ¿Qué opinarías de una campaña de concientización para los habitantes de una ciudad?

    Kareta:Se que es frustrante no recibir una respuesta cuando uno reclama, pero por algo hay que empezar, el mundo es de los malos porque los buenos no hacen nada, solo se sientan a ver.

    Las propuestas que mencionaste están buenas, pero creo que más importante es el ejemplo que le damos a los hijos, ellos nos imitan y si empezamos con la familia eso se extenderá automáticamente a la sociedad.

    Me gusta

  4. POR PRIMERA VEZ ESTOY EN COMPLETO DE ACUERDO CONTIGO KARETA, te felicito, eso es tener sensibilidad social, y a la vez, ser autocritico. Cuando hablaba en caso anteriores sobre la explosión del poder comunal y la contraloría social se trata justamente de eso, del que pueblo tome la justicia (no punitiva claro) en sus manos, que no tengamos que reclamar SOLOS a aquel que bote basura, sino que la comunidad en su justa obligación debe ejercer una presión en conjunto sobre aquel que daña su bienestar. Debemos aprender a luchar en conjunto, manteniendo por supuesto la moral individual para que eliminar de una vez por todas el “rabo de paja” y ejercer con fuerza y justicia las sanciones que se hagan contra el bien colectivo. JUNTOS COMO COMUNIDAD TENEMOS MÁS PODER…

    Me gusta

  5. Si bien estoy de acuerdo con el mensaje, no es lo mismo ser “cochino” que robar y lo que es peor, bienes comunes 😦
    El asunto está en que en mayor o menor grado justificamos nuestras “fallas” en base al mal comportamiento de los que deberían ser ejemplo.

    Cuando nos portemos bien porque sí, sin policías ni amenazas de castigo, empezaremos a ver un cambio, pero con estos líderes, quién nos convence de ser mejores?

    Un abrazo, querida!

    Me gusta

  6. yo como “pater familis” opino como Kare. El ejemplo es lo más importante, vivir de acuerdo a como pensamos. Hacer antes que decir. Nuestros hijos son un fiel reflejo de quienes somos. Y el gobierno, por cierto, también es fiel reflejo de quienes somos. A veces creo que los chavistas creen que los opositores son de otro planeta, o todo lo contrario que los opositores creen que los chavistas son marcianos o algo así. Somos todos como dice Kare, el problema es de todos. Yo a cada rato oigo hablar de la corrupción en el gobierno y al mismo tiempo veo a amas de casa robándose chocolates en el supermercado delante de sus hijos. Los que están en el gobierno o en cualquier posición de poder, sea privada o pública, es tan criollo como nosotros. Y cuando vemos un problema grave de basura en nuestra ciudad, o ladronismo en nuestra alcaldía o en algún ministerio, no le echemos la culpa a los demás, es culpa nuestra porque somos nosotros mismos los que gobernamos. Y un liderazgo tan importante como ha sido el de Chávez, o como lo fue el de CAP en el pasado, debiera servirnos para mejorar, para que la gente emule al líder. Y a veces vemos en estos líderes conductas tan condenables como la del vecino de Chigüire. Así que cada uno de nosotros tiene la oportunidad de ser líder en su pequeño entorno, y si todos colaboramos y exigimos una vida más digna y civilizada supongo que nos debiera ir mejor.

    Me gusta

  7. Estoy completamente de acuerdo con este post tuyo.

    Aunque en la superficie no es lo mismo robar que ensuciar como comenta Martha Beatriz, la cosa es más profunda tal como lo planteas tu. A través de la decisión de cada uno de dejar de ser un “corruptico” que no cumple leyes ni normas de convivencia sino ser una persona respetuosa con los demás, con los reglamentos, con las leyes, con las normas. Ese cambio, aunque individual, a través del ejemplo y de la constancia comienza a ser más bien grupal, enseñándole a los niños y a quienes nos rodean a cada uno que se puede ser mejor comenzano por uno mismo. Eso se propaga, se contagia porque eso significa VIVIR MEJOR y no creo que haya nadie opuesto a vivir mejor.

    Desde allí existiría un mejor basamento, una mayor moral para exigir justicia y rectitud a nuestros funcionarios públicos y una conciencia individual de honestidad y la conciencia grupal de ser mejores todos y avanzar debería reducir esos actos de corrupción tan dañinos que siguen impunes en la administración pública actual.

    No es un trabajo fácil de hacer pero por algo hay que comenzar o mejor dicho…por alguien, por ti mismo, por uno mismo y ante cada tropiezo levantarse y volver a intentar pues cualquier persona ha de aceptar tarde o temprano que es la única forma de conseguir el progreso. “Lo peor es no hacer nada por creer que es poco lo que se puede hacer”

    En el blog de Davidache se hace un planteamiento bastante similar a este post tuyo utilizando diversos ejemplos y denominaciones, su dirección es: http://www.elamargado.wordpress.com y también
    http://www.elamargado.bitacoras.com

    Saludos!

    Rei

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s