Venezuela tiene un Gobierno Mediático

Hace años fui testigo de como la política era un show más que la mayoría de la gente seguía por televisión. Los escándalos, crisis y anuncios gubernamentales polémicos eran parte de los noticieros pero no de la vida de los ciudadanos. Si querían desentenderse, apagaban la televisión y seguían con sus pedacitos de realidades.

Hasta 1989, que varias medidas económicas golpearon la realidad de muchos, sobre todo, de aquellos que el show político había ignorado, dejamos de ver a la política como parte de la programación diaria de los canales de televisión. Ese año el pueblo salió arrecho a la calle, el gobierno de turno saco al ejército y lo masacró, dejando una mancha sombría que separa en dos nuestra historia. Venezuela cambió después de eso y nosotros también. Ya para 1992 con el mismo presidente, el que dio la orden de sacar al ejército para matar ciudadanos 3 años antes, y con una crisis económica asfixiante, unos militares conspiradores deciden dar un golpe de estado en febrero de ese año, pero el movimiento insurgente fracasa porque el que tenía la responsabilidad de controlar Caracas no lo logra, aunque a nivel mediático, gracias a un pronunciado “por ahora…” ante las cámaras, se hace famoso y el pueblo se embelesa y se olvida que la política no es un show .

Ese que a nivel televisivo fue protagonista, aunque en la realidad fracasara, es nuestro presidente Hugo Chávez. Desde 1992 los medios de comunicación del país fueron la catapulta para que lograra años más tarde una candidatura presidencial y posteriormente en 1998 la presidencia de Venezuela, que aún mantiene. Su presidencia, su gobierno, sus miedos y sus acciones han sido principalmente mediáticas, el país que quieren reflejar a través de todos los medios del Estado es un país que sólo existe en los guiones que los opinadores oficialistas copian y se aprenden de la verborrea presidencial.

Un presidente que se sienta horas frente a una cámara y dice que se dedicará a fabricar pañales (los guayucos), que ordena que una empresa petrolera venda alimentos y que todo lo que medio funcione en manos privadas se expropie y nacionalice, entre otras cosas ajenas a la función que le otorga la constitución, es alguien que no tiene tiempo para más nada sino para fabricar una imagen de país, que es transmitida y narrada todos los domingos.

Lo que se dice y se muestra a través de los medios oficiales no concuerda con la realidad que se vive en las calles venezolanas, y como los medios privados si muestran las fallas y una realidad que se niegan a sí mismos los chavistas un ministro hace unos años expresó que tenían la intención de establecer en el país una “hegemonía comunicacional” es decir, que el cierre de medios (televisoras y radios) se justifica bajo esa intención. El control de los medios, como política comunicacional, ha sido prioridad. El gobierno prefiere tener alcance y penetración del mensaje ideológico en la población y sacrificar la credibilidad del mensaje.

Y no es que sólo seamos un país mediatizado por el gobierno, sino que además el control de éste sobre los poderes públicos ha hecho que la Fiscal General de la República, que debería ser independiente, autónoma y defender a los ciudadanos, presentara un  Proyecto de Ley Especial de Delitos Mediáticos que “limita la libertad de expresión”, hecho reconocido por ella misma en un discurso ante la Asamblea Nacional donde los diputados aplaudían, como si fuese una gracia, la intención de violar no sólo la Constitución de nuestra República (Art 57,58) sino una de las libertades fundamentales del ser humano. Y ni hablar de los demás funcionarios públicos que encabezan los demás poderes: la presidenta del Tribunal Supremo, La Defensora del Pueblo, entre otros… Lo que hacen es avalar las locuras y caprichos que lanza el presidente en sus acostumbradas cadenas televisivas.

Pero como dije antes, a partir de 1989 nosotros cambiamos y empezamos a involucrarnos, a pesar de algunos miedos que nos han impedido protestar con contundencia, los ciudadanos quieren participar y expresarse sin intermediarios, sin los políticos de siempre, sin partidos… la sociedad civil venezolana quiere hablar y comunicar al mundo, de forma pacífica, lo que siente y padece, quiere crear su propio mensaje y tener sus propios medios para contarle a otros ciudadanos fuera de nuestras fronteras que lo que pasa aquí no es una revolución progresista, lo que nos pasa es algo que lo ha estado destruyendo todo e incluso nuestros valores democráticos.

Entonces dejemos de ver la política como parte de la programación de los medios y sintamos la realidad, usemos los medios para comunicar y no para ser simples espectadores. Conéctate a la red social de tu preferencia: facebook, twitter… Abre un blog, manda mensajes de texto. Habla, exprésate, involúcrate. Lo que pasa en el país y lo que ha dejado de hacer el gobierno (gobernar) nos afecta a todos.

Mi twitter: @Kareta

Anuncios

4 comentarios en “Venezuela tiene un Gobierno Mediático

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Una de las cosas más inexplicables y nauseabundas que he visto en Venezuela, son los casos de accidentes de tránsito en donde queda gente muerta o herida, o en el caso de vehículos de carga, con la mercancía parcial o totalmente desparramada por el piso.

    En todos esos casos, ha habido un comportamiento extrañamente ”solidario”. La gente que se detiene o se acerca a mirar, lo hace con toda la intención de aprovechar la desgracia humana para hacerse con las pertenencias de las personas accidentadas o simplemente recoger y llevarse el máximo de la mercancía que puedan cargar. Muchas veces, organizados igual que las hormigas, van trasladando de brazo en brazo, a través de una cadena humana extrañamente solidaria (que termina en el barrio aledaño a la carretera) la mercancía del camión o la gandola volcada.

    El 28 de febrero de 1989 no hubo ningún pueblo arrecho. El 28 de febrero de 1989, los habitantes de las ciudades dormitorio de Guatire y Guarenas se encontraron con que no tenían para pagar el transporte colectivo, pues los dueños de las camioneticas habían decidido unilateralmente subir el precio de las rutas, pues a ellos el gobierno les venía subiendo, mes a mes, el precio de la gasolina. Si mal no recuerdo, el aumento de la gasolina era de algo así como 0,05 Bs/litro al mes o semana. El gremio de transporte colectivo, sin entender que el Estado delegaba en ellos (a través de una concesión o permiso) la explotación de las rutas de transporte, habían decidido (al no encontrar eco sus planteamientos ante el gobierno) aumentar la tarifa de las rutas en forma inconsulta y unilateral. Es decir, a lo arrecho. Porque a mí me da la gana. Recordemos que después de los motorizados, el gremio más anárquico y unido del país, es el de los transportistas urbanos.

    Impotente y frustrada, la población empezó a protestar en la calle y los ánimos llegaron a tal extremo, que los usuarios arremetieron contra las unidades de transporte y quemaron varias de ellas. La protesta se había convertido en poblada y el orden público no pudo ser controlado por la policía, que se vio superada en cantidad y rebasada. De ahí a que empezaran los saqueos de los oportunistas, no hubo más que un tris.

    Algo pasó y lo que debió ser una situación local, en pocas horas se había trasladado a las principales ciudades del país. Hay quien dice que en su función informativa los medios de comunicación fueron los responsables indirectos de la propagación de estos actos. Yo siempre he pensado que todo estuvo muy bien (demasiado bien) organizado y que detrás de un hecho casual, estaba la organización de un poderoso partido político que veía lesionada sus privilegios: Acción Democrática.

    CAP II había formado un gabinete neoliberal, con el agravante de que los ministros del mismo (salvo quizás “el policía Izaguirre”) no formaban parte del “partido del pueblo”. Eran jóvenes profesionales universitarios, venidos de las mejores universidades del país, con postgrados de especialización en el exterior. No estaban, por tanto, atados a ninguna disciplina política. A mi entender, eso jamás se lo perdonaron los adecos del “a mí que me pongan donde haiga” al gocho. De la misma forma que Escovar Salom no le perdonaría nunca el haber sido destituido como embajador en el Reino Unido, sin haber sido llamado al país para ser informado de tal medida, sino que se enteró en pleno ejercicio de sus funciones en Londres. Y dado que la venganza es un plato que se sirve frío y se come despacio, sólo tuvo que esperar a ocupar el puesto de Fiscal General de la República para verse resarcido con creces de la ofensa que en su momento le infligieron.

    Entonces, me va a disculpar mi amiga KARETA, pero es completamente falso que haya sido un aumento progresivo y controlado del precio de la gasolina (al igual que, paralelamente, se venía haciendo lo mismo con la devaluación del bolívar; creo que 0,25 Bs/mes) el detonante que nos condujo a los hechos del 28 de febrero de 1989. Y si no me cree, haga memoria y recuerde que cuando Caldera II tomó el poder, aumentó de un sopetón al doble el precio de la gasolina y devaluó en un 100% el valor del bolívar y aquí nadie dijo “esta boca es mía”. ¿Apenas transcurrieron 5 años entre estos hechos y el ascenso de Caldera al poder y “el bravo pueblo” no reaccionó ante unas medidas tan brutales como las emprendidas por Caldera? ¿No le parece extraño? Y mejor no cito las quiebras bancarias en cadena (encabezada por la del Banco Latino) y que dejaron a buena parte de los venezolanos sin sus ahorros. Aquí nadie dijo ni pío. Chiiito.

    En cuanto a que CAP mandó el ejercito a la calle, eso no es exactamente así. Yo recuerdo la cadena de esa aciaga tarde y el gocho estaba completamente destrozado (cosa que no sucedió cuando intentaron sacarlo del poder 2 veces en 1992). Habló con un ánimo que reflejaba que el hombre se sentía en verdad mal y no podía disimular la preocupación y nerviosismo que tenía en ese momento. Dio un pequeño discurso (cuyo contenido no recuerdo) pero sí recuerdo que de repente le pasó la palabra al ministro de la defensa Italo Del Valle Alliegro, quien tomó el micrófono e inmediatamente giró instrucciones a sus oficiales subalternos (entiendo que debió ser una formalidad y que todo ya estaba debidamente encauzado por los canales correspondientes) e informó a la población que a partir de las 6:00 P.M. de ese momento, quedaba establecido el toque de queda en todo el país. Tan evidente fue el vacío de poder que se percibió esa tarde, que años después (en una entrevista televisiva) se le preguntó al Gral. Alliegro que porqué no había aprovechado la oportunidad del momento y se había quedado con el poder.

    Y es que nuestros periodistas no podían ver un uniforme, porque inmediatamente caían enamorados a los pies del portador del mismo. ¿A qué civil en su sano juicio se le ocurre poner ideas torcidas en la mente de un militar? Lo mismo pasó con los famosos 15 segundos que llevó a la fama al cabecilla golpista de febrero de 1992. Los medios de comunicación se volcaron a exacerbar “el carácter bueno de la intentona”. Recuerdo que una periodista de El Nacional, entró en el San Carlos al día siguiente de la detención y dado que un cura iba junto con ella, aprovechó la situación para ocultar en las ropas del prelado de la Iglesia Católica, una cámara fotográfica. ¿Alguien recuerda que el Episcopado venezolano haya censurado el proceder de uno de sus miembros? Es así como 2 días después del golpe, todos los oficiales golpistas ocupaban la primera plana de El Nacional como héroes injustamente presos. Y mejor no hablemos del abierto y descarado apoyo que brindaron todos los medios informativos (supuestamente democráticos) para meternos por los ojos al candidato idóneo para gobernar el país. Tarde recapacitaron, curas y periodistas, al constatar que el diablo paga con traición a quien le sirve con lealtad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s