Todos somos Izarra

Ayer, 21 de octubre, hubo revuelo en twitter porque el presidente de Telesur Venezuela, Andres Izarra, había insultado a una tuitera, en respuesta a la pregunta del por qué su esposa embarazada estaba en una clínica privada. La cosa es que la reacción fue cuestionada por toda la comunidad venezolana en twitter, y apareció en cuanto portal digital en español conozco. Los insultos entre opositores y chavistas iban y venían. Unos justificaban la respuesta otros la condenaban. La tuitera fue héroe de muchos y una desalmada para otros.

Pero hoy, 22 de octubre, Izarra anuncia por su cuenta de twitter (@Izarradeverdad) que su esposa perdió a las gemelas, que sus hijas murieron mientras era atacado con su hija mayor en brazos en la clínica donde estaban. Todos quedamos mudos, la gente que hizo eco del insulto de ayer calló y no dijo el por qué de la reacción. Igual insultaban e insultan, hasta estos momentos, a Izarra justificandose en las malas acciones políticas que ha tomado y en la risa, que en días pasados, le eran causadas por las cifras de muertes que nos deja la inseguridad.

Todos somos izarra. Cuando nos invade el dolor y la ira se nos salen los rencores: “chavista de mierda” o “escualido vende patria”. Somos dos caras de la misma moneda. Somos la siembra de 11 años de odios, envidias y resentimientos políticos. Nuestra crisis más que política es profundamente humana y moral… Esas bebés no tienen la culpa, y no puedo dejar de pensar en esa pobre madre que sufre, que tendrá unos pechos llenos sin bebés a quien alimentar, que tendrá unas cunas vacías y una niña de 4 años preguntandole el por qué sus hermanitas no están.

Piensen en el dolor si alguno de sus hijos faltara, piensen en el cómo se sentirían sus padres si los perdieran a ustedes, pienses si sus hermanos o amigos perdieran a alguien… Izarra es una figura pública, lo sé, ha renegado de la clase media que usa las clínicas, ha sido grosero y hasta cínico… pero su familia y el dolor que sienten no tiene nada que ver con lo mal que se ha podido portar él con todos nosotros. No podemos ser como lo que criticamos, así seríamos más parecidos de lo que creemos y por eso, estoy segura, que tenemos a Chávez mandando. Él es nuestro reflejo.
Anuncios