El discurso chavista


Tenemos un poco más de 17 años escuchando desde el poder un discurso que ha calado no solo en el “pueblo”* como lo repiten los voceros oficiales al hablar de reinvindicaciones sociales.

También ha calado, lamentablemente, en cada uno de nosotros los opositores seamos radicales, pasivos, de izquierda, derecha… Claro ese discurso es bastante amplio pero lo puedo resumir en tres aspectos básicos que voy a explicar, antes de ilustrarlos con tres ejemplos que he vivido este último año:1- Aunque algo tenga legítimo dueño si éste no lo esta usando debe darlo para que otros lo usen.

2- Por el simple hecho de tener menos yo merezco todo y por el mínimo esfuerzo y punto. Y si se combina con lo anterior nos lleva a pensar que aunque el dueño use el bien podemos quitárselo en nombre de la “justicia”

3- Si llegamos a tener cuota mínima de poder se desata la venganza porque ésta es confundida con la justicia y somos capaces de joder al que nos brinda oportunidades porque “él tiene más y nos explota”, como lo que le pasó a muchas empresas en manos de sus trabajadores.

Hay muchísimos más aspectos del discurso, pero estos son los que he vivido este último año y los que puedo ilustrar con ejemplos concretos. Y como mi blog se caracteriza por tener un lenguaje para todos, simple y de ejemplos creo que el contarles por aquí es lo más coherente.

1- Del primer aspecto les cuento lo que he vivido las últimas tres semanas:

Vendimos el carro familiar, eso significa tener el puesto de estacionamiento desocupado. En los 10 años que tengo viviendo en mi urbanización los vecinos no me habían llamado tanto. Y cada vez que digo que NO, la voz de molestia no se hace esperar. Es mi derecho no prestar o alquilar el puesto de estacionamiento.

Lo presté un día y por esa vez, porque así me lo pidieron, al día siguiente había otro carro que no era el mismo del día anterior. Le pregunto al vigilante y me dice que es de la misma persona, me molesto y digo “uno da el dedo y se agarran el brazo” supongo que el señor vigilante se lo cuenta al vecino. Al día siguiente me tocan la puerta para pedir “disculpas” con tono de molestia. Si yo pidiera disculpas no lo haría arrecha ¿no?.

Bueno, no lo presto no porque soy mala o porque soy injusta. No lo presto porque es mi derecho y menos lo alquilo porque al hacerlo perderé la propiedad mientras dure ese contrato y yo en estos momentos no se si lo necesitaré para mi familia, amigos o para el que me de la gana…

2- El segundo caso me ha pasado en el trabajo. He entrevistado a mucha gente para ocupar una vacante en una empresa y algunos “profesionales” creen que por tener el título lo merecen todo.

Graduarse es un esfuerzo de 5 años pero es el primero, cuando sales de ahí tu kilometraje está en 0, se lee cero. Eres nadie en el mundo laboral y poco a poco con los empleos, trabajos o proyectos podrás hacerte un nombre, una reputación y un CV como para exigir algo.

He escuchado de recién graduados sin ningún tipo de experiencia: “eso es muy poquito”, “es mucho trabajo”, “y no podría cambiarme el horario”, “y si solo voy dos días”… Si, uno lo piensa en muchas entrevistas, pero estos son tan arrechos que te lo dicen y además de forma grosera, insultan a su posible empleador y obvio que jamás los volveré a llamar y nunca los voy a recomendar.

Y bueno, si lo combino con el primer aspecto… Son de los que hacen reputación bajo el trabajo de otros o de apariencias.

3- En el tercer aspecto, respiro profundo y les confieso que para mi desgracia y por novata contraté a alguien como el que describo en los párrafos anteriores y le di algo de poder. Además de no usar la oportunidad para ser eficiente y resolver, lo usó para insultar a sus compañeros y jefes y para sembrar en muchos esa mala semilla. Gracias a Dios se fue y además lo hizo sin nada.

El discurso chavista ha hecho mucho mal y no ha discriminado a nadie porque he visto esa actitud en todos, tanto militantes del psuv como de opositores radicales.¡Hay que sacarse ese chip! Porque para “merecer” beneficios hay que trabajar duro y respetar a las personas y los procesos. No sabes cuándo te los encontrarás de vuelta.

*El poder en Venezuela lo usa como sinónimo de pobre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s