Chávez más allá del 2013

A él sólo le importaba ésto:

Artículo 230. El período presidencial es de siete años. El Presidente o Presidenta de la República puede ser reelegido o reelegida.

Lo demás era relleno. Definitivamente, el señor de Miraflores no quiere gobernar. Creo que le da como piquiña ser el presidente, él quiere ser el candidato eterno. Eso le da menos trabajo.

Y desde ya, NO a la Enmienda.

Reforma, Constitución, Venezuela,Por qué NO
Reforma, Constitución, Venezuela,Por qué NO
Reforma Constitucional,Constitución,Venezuela,Por qué NO

vene-liberales

 

El país de los cambios inútiles

Había una vez, un país con serios problemas de inseguridad, inflación, corrupción, pobreza… donde los niños de la calle adornaban esquinas, donde los cerros en vez de flora y fauna tenían ranchos y viviendas inestables y donde en vez de gobiernos y administración pública teníamos una empresa que hacía ricos a unos pocos en nombre de la igualdad y la felicidad del pueblo.

Un día alguien movió los cimientos de uno de los gobiernos y aunque los movió muy fuerte no pudo tumbarlo, pero eso fue “por ahora” ya que encontraría otra vía para acabar con todo eso que había. Al llegar gracias a los votos, prometió muchos cambios que la gente esperanzada se creyó, lo llamo revolución, aunque aquí entre nos, lo que vino fue una profunda división pero eso viene luego no nos adelantemos.

Cuando el nuevo gobierno llegó cambió la constitución, según la mejor del mundo, ella es un librito azul de lo más bonito, con artículos novedosos aunque algo melosos y populistas. También cambió el nombre del país, aún no se sabe con qué fin, porque los problemas graves por los que fue elegido no se acaban con una palabra de más, pero bueno, aún tenía tiempo para más cambios y solucionar lo importante. La PTJ ya no se llamaría así, ahora sería CIPCPC, cosa que no trajo más seguridad porque solo fue una restructuración que abarcó la denominación verbal ya que del resto sigue siendo lo mismo o peor.

Años después y con los mismos problemas por solucionar cambió el escudo al voltear al caballo y le puso una estrella más a la bandera y aunque hay justificaciones históricas eso no pone pan en la mesa ni le da techo o seguridad a nadie. Las represas hidroeléctricas ya no se llaman como antes así como algunas obras, calles y hospitales que se construyeron en el pasado, los 40 años fueron duros pero algo dejaron. Y cómo si eso fuese un método para borrar memoria se han ido cambiando cosas que no traen ningún beneficio tangible, más que darle una falsa ilusión a algunos.

Se intentó cambiar de nuevo la constitución y allí el pueblo dijo que NO, pero a pesar de eso los cambios no acaban allí porque hoy 09 de diciembre nos cambió el huso horario y en enero cambiará la moneda… pero siguen sin combatir los problemas, ya que aún la inseguridad sigue desatada, tenemos una inflación de varios dígitos, existe una corrupción sólida y descarada, (que parece una empresa estatal) la pobreza y los niños de la calle se han multiplicado y el candidato aún no se cambia el nombre.

Y para terminar, esa división que nombré antes nos ha puesto a pelear y a odiarnos entre nosotros, porque ahora nuestras clases sociales se dividen en “pueblo”, “hijos de papá y mamá” y “oligarcas apátridas”, ya que nos han puesto a buscar lo que nos hace diferentes en vez de buscar lo que nos une. El país está lleno de cambios inútiles y divisionistas, de hecho, podemos poner un ministerio que se ocupe de eso, así por fin habrá algo en lo que si son buenos.

El único cambio que se le agradece es el interés que ahora tienen todos en la política local, regional y nacional del país… la gente le tomó la palabra al coronel, el poder ahora es del pueblo, la cosa es que el militar cree que él es indispensable y no se da cuenta que todos los problemas hicieron madurar a muchos y esos ciudadanos están listos para caminar solos. Se acerca el verdadero cambio, ahora si, llego la hora.

, ,
, ,
,,